Conceptos básicos para la facturación de los autónomos

Si eres autónomo, debes tener algunos conceptos claros a la hora de hacer tus facturas. El primero de ellos es el tipo de IVA que debes aplicar, lo que depende del producto o servicio.

Además, debes comprobar si tienes obligación de aplicar retención de IRPF y en qué porcentaje. No todos los autónomos tienen que aplicarla, pues esto depende de la actividad que desarrollan y del tiempo que lleven como trabajadores autónomos.

Si otro autónomo te factura por un servicio con retención de IRPF, deberás comprobar el tipo de IRPF y presentar el modelo 111 junto al correspondiente modelo anual: el 190.

Si tienes que emitir facturas a otro país dentro de la Unión Europea, no olvides que obligatoriamente, deberás estar dado de alta en el Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI), que debe solicitarse previamente a la prestación del servicio y venta de productos a Europa.

Además, si tu cliente es una empresa o profesional, también deberá figurar en el ROI; es tu responsabilidad comprobar esto y puedes consultarlo en la web de La Agencia Tributaria. En este caso, las facturas se emitirán sin IVA.

Por el contrario, si el cliente intracomunitario no actúa como empresario, las facturas las emitirás, por regla general, con IVA.

Si eres tú el que recibe la factura por parte de otro autónomo o empresa de un país intracomunitario, podrás deducirte el gasto siempre y cuando esté relacionado con tu actividad profesional. Esta factura deberá ir sin IVA  y se debe declarar de forma separada en nuestra liquidación trimestral del IVA (modelo 303)

Las facturas intracomunitarias nunca van con IRPF. 

Tanto en las facturas recibidas como emitidas, recuerda que tanto tu NIF-IVA como el suyo deben aparecer en la factura.  Además, deberás presentar el modelo 349 de operaciones intracomunitarias, que desde enero de 2020 debe presentarse de forma trimestral (hasta el 2019 existía la posibilidad de presentarlo anualmente). 

En cuanto a las facturas de autónomos fuera de la Unión Europea, nos encontramos ante una exportación, que será sin IVA ya sea el cliente particular o empresa. Salvo en la prestación de servicios a particulares que deberá emitirse con IVA.

Sea como fuere, las facturas a clientes que se encuentren en el extranjero irán siempre sin retención de IRPF.

Por otro lado, cuando trabajes para clientes extracomunitarios, puedes considerar la posibilidad de emitir facturas multidivisa. Aunque en la contabilidad, estas operaciones las deberás registrar siempre en euros.

Como siempre, ante cualquier duda,  contacta con Laufer.