Gastos deducibles de un autónomo en renta

Por Laura Ferreiro, CEO Laufer Asesoría.

Una de las dudas más comunes de nuestros clientes es ¿qué gastos, como autónomo, me puedo deducir en la declaración? La respuesta corta es muy sencilla, los que estén relacionados con tu actividad económica. Pero esto tiene muchos matices que vamos a intentar aclarar.

Primero hay que distinguir si tributamos en estimación directa u objetiva (módulos).

Laura Ferreiro, CEO Laufer Asesoría

Para los que tributáis en estimación objetiva, vuestro rendimiento neto vendrá determinado por los módulos así que para vosotros aquí acaba el post.

Si tributas por estimación directa lo que continúa te interesa.

¿Qué gastos son deducibles?

Para que un gasto sea deducible debe cumplir los siguientes requisitos:

  1. Que estén vinculados a la actividad económica desarrollada. Es decir, que sean propios de la actividad.
  2. Que se encuentren convenientemente justificados. Por lo general mediante la factura, aunque en algunas ocasiones puede ser suficiente con un recibo o una factura simplificada, siempre que aparezcan todos nuestros datos fiscales.
  3. Que estén registrados en la contabilidad o en los libros-registro obligatorios.

Hay que tener especial cuidado con determinar qué gastos están o no vinculados a la actividad económica. Aquí es donde Hacienda nos lo puede poner más difícil a la hora de, en caso de inspección, demostrarlo.

Algunos gastos son claros, por ejemplo, un seguro de Responsabilidad Civil por el desarrollo de la actividad o la compra de mercancías que después vamos a vender. Pero hay otros en los que tendremos que distinguir y justificar qué parte corresponde a nuestra actividad y cuáles a nuestra vida privada, los más habituales, los gastos de nuestra vivienda o los del coche.

Este año, como novedad, al cumplimentar la declaración nos encontraremos con que el desglose de gastos que debemos hacer es bastante más amplio que el de años anteriores. Esto va directamente relacionado con la modificación en el contenido de nuestros libros registros que ha entrado en vigor este 2020.

Cumplidos los requisitos anteriores, estos son los gastos que podremos deducir en nuestra Declaración de la Renta 2019:

  1. Gastos de actividades de venta de productos o fabricación y venta.
  • Compra de existencias.
  • Variación de existencias (si las existencias a final del ejercicio son menores que al inicio).
  • Otros consumos de explotación.

2. Gastos de Personal.

  • Sueldos y Salarios de personal contratado.
  • Seguridad Social a cargo de la empresa – Aquí se incluyen las cotizaciones de Autónomos.
  • Otros Gastos de personal: indemnizaciones, dietas y asignaciones de viajes del personal empleado (ojo, se refiere únicamente la personal empleado, no a las dietas del autónomo). Aportaciones a sistemas de previsión social constituidos a favor de los trabajadores, formación del personal, etc.

3. Gastos de manutención del contribuyente.

4. Servicios Exteriores.

  • Arrendamientos.
  • Reparaciones y conservación.
  • Suministros (Luz, Agua, gas, telefonía e Internet) – Cuidado con estos gastos si desarrollamos la actividad en nuestra vivienda, puesto que no todo vale.
  • Otros gastos por suministros.
  • Servicios de profesionales independientes .
  • Primas de Seguros.
  • Otros servicios exteriores – otros gastos que cumpliendo los requisitos para ser deducibles no aparecen en las rúbricas anteriores.

5. Tributos fiscalmente deducibles

  • IVA, incluido, en su caso, el recargo de equivalencia, soportado cuyas cuotas no resulten deducibles en las autoliquidaciones del propio IVA. Como es el caso de los contribuyentes que tributan en el Régimen Especial de Recargo de Equivalencia.
  • Otros Tributos como tasas, IBI (si corresponde) y recargos (que no deriven de sanciones) etc.

6. Gastos financieros como Intereses de aplazamientos, intereses de financiación de créditos para la actividad.

7. Amortizaciones.

8. Provisiones y Otros gastos.

Gastos propios del contribuyente

Gastos de manutención. Estos gastos serán deducibles siempre que cumplan los siguientes requisitos:

  • Deben ser gastos del propio contribuyente y que se realicen en el desarrollo de la actividad económica. Si salgo a cenar con mis amigos un viernes por la noche, no me servirá de nada pedir la factura.
  • Deben producirse en establecimientos de restauración y hostelería. Es decir, no sirve con que compremos un plato precocinado en un supermercado.
  • Además, tienen que pagarse por medios electrónicos.
  • Estos gastos deben producirse fuera del municipio del lugar de trabajo habitual.
  • Con el límite de 26,67 €/ día (53,34 €/día si hay pernocta) dentro de España. Si se producen en el extranjero el límite asciende a 48 €/día (91,35 €/ día con pernocta)

Gastos de Suministros en nuestra vivienda particular. Desde el 1 enero 2018, si nuestra vivienda está afecta a nuestra actividad, es decir, trabajamos desde casa y así consta en nuestra declaración censal, podremos deducir parcialmente los gastos de suministros tales como agua, gas, electricidad, telefonía e Internet.

Estos gastos serán deducibles en el porcentaje resultante de aplicar el 30 por 100 a la proporción existente entre los metros cuadrados de la vivienda destinados a la actividad respecto a su superficie total, salvo que se pruebe un porcentaje superior o inferior.

Lo que en la práctica lleva a una cantidad muy pequeña. Por ejemplo, si vivo en un piso de 90 m2 y mi zona de trabajo son 10m2:

% grado de afectación de la vivienda a la actividad: 10/90 = 11,11 %

% de gastos deducibles: 30%*11,11 % = 3,33 %

El resto de los gastos de la vivienda, como el IBI, cuota de comunidad, seguro del hogar, etc., podremos deducirlos en el porcentaje de afección de nuestra vivienda a la actividad. En el ejemplo anterior podrías deducir un 11,11 %.

Gastos del vehículo, gasolina, mantenimientos, seguro, etc. Al contrario que pasa en el IVA, en el que nos podemos deducir hasta un 50% de estos gastos, en el IRPF, no son deducibles. Salvo en el caso de aquellos autónomos cuya actividad esté relacionada con el transporte (taxistas, repartidores, mensajeros, transportistas, autoescuelas) o actividades comerciales.

Gastos de primas de seguros de enfermedad. Serán deducibles las primas satisfechas para nuestra cobertura  así como para la del cónyuge e hijos menores de 25 años, con los siguientes límites:

  • Hasta 500 euros por cada una de las personas señaladas anteriormente.
  • 1.500 euros por cada una de ellas con discapacidad.

Finalmente, la ley recoge una serie de gastos que NO SON DEDUCIBLES:

  • Multas, sanciones y recargos.
  • Pérdidas del juego.
  • Donativos y liberalidades.
  • Gastos de servicios realizados con personas o entidades residentes en paraísos fiscales.